sábado, 31 de octubre de 2015

Las Opiniones en este mes de Octubre. ¡No hemos cosechado muchas! ú_ù

~ Empecé el miércoles y acabé el viernes, eso es un récord para mí ~

miércoles, 28 de octubre de 2015

El precio del libro electrónico

Se ha debatido largo y tendido sobre el correcto precio de, por ejemplo, un libro digital. En un grupo de Facebook, e iniciada por Julia Ortega, hubo una encuesta sobre el precio que veíamos más correcto. Había varias opciones, y la más votada fue alrededor de 3 euros, si no recuerdo mal.

A pesar de esa encuesta, he visto (especialmente en amazon) libros electrónicos por la friolera de 0.89 euros. Valoración a céntimos, nada menos. ¿Cómo un escritor puede tener en tan poca valía su obra?

Confieso que en Athalia’s, hasta hace poco, teníamos el libro electrónico a 0.18… pero con truco: estaba a donación. Es decir, el lector valoraba lo que iba a leer, o lo que había leído.

Recientemente nos hemos dado cuenta de que así no funciona, por muchas razones, algunas lamentables (de las que ya hablaremos más adelante). En todo caso, nos hemos decantado por el precio que tuvimos que poner en kindle: nuestros libros electrónicos son a 2.06 euros.

Creemos que no nos hemos pasado (¿vosotros qué decís?), pero a veces hemos visto precios increíbles, libros carísimos sin ningún sentido, o por el contrario otros que no llegan al euro.

Conozco mucha gente que se niega a comprar un libro electrónico a menos de cierto precio, porque no se fían de la calidad de una obra que valga menos de X. A mí tampoco me acaba de sonar bien, todo sea dicho.

A lo que voy es que tienes que valorar lo que escribes. No busques ventas a lo loco; así puede que consigas ganancias a corto plazo, pero a la larga te reportará más satisfacción proveer de una obra cuidada a un precio justo.

El precio justo debería oscilar entre los 2 y los 4 euros, en nuestra opinión. Menos puede generar desconfianza; más, puede parecer un abuso.

Tú decides cuánto cobras por tus libros, desde luego, pero no desvalores lo que has hecho, ni quieras hacerte de oro. ¡Casi ningún escritor vive de lo que escribe!

domingo, 25 de octubre de 2015

Minireseña:
Percy Jackson y el Ladrón del Rayo (Percy Jackson 1),
de Rick Riordan


Después de oír hablar tanto de Percy Jackson, no en grandes carteles de neón pero sí manteniéndose a la vista a menudo, decidí que, puesto que quería echar mano a algo de lectura juvenil, ¿por qué no empezar por aquí?

La verdad es que no puedo decir nada exactamente bueno ni exactamente malo sobre este libro. Una historia interesante, y una visión original de la mitología griega… aunque no me termine de convencer. Unos personajes bastante planitos; el protagonista, aunque tenga doce años y problemas para hacer amigos, me ha parecido muy capullo al callarse ciertas cosas, como se lo callan la mayoría de personajes por mantener la intriga.

Algunos giros argumentales son interesantes (la trampa del parque de atracciones… ¡adoro a Hefesto! Aunque por lo visto Rick Riordan eligió la versión en que él sigue casado con Afrodita en lugar de haber encontrado a su verdadero amor en Aglaya, una de las Cárites, y eso me dio un poco de pena), aunque te hueles a la legua quién es el «amigo traidor», y te preguntas por qué Percy no sospecha en lo más mínimo.

La verdad es que soy una gran fan de la mitología griega, y puesto que estamos trabajando en nuestra propia versión de la Teogonía, ver ciertos personajes siendo tan estereotipados me ha revuelto un poco. Sabemos que Ares es el dios de la guerra, pero, vamos, ¿tan sádico? Y en serio, ¿Poseidón, un regio dios del mar, con camisa hawaiana?

En fin, en general la novela está bien, se deja leer, y si no te concentras mucho en cómo ves a los Griegos y cómo te los están presentando, pues mola. Aun así, a mí no me ha dejado con muchas ganas de seguir… aunque puede que lo intente más adelante.

3. Para Pasar el Rato




sábado, 24 de octubre de 2015

En las Adivinanzas
Nuestro Ganador Es…

En nuestro primer juego de adivinanzas, la ganadora ha sido...

...

Bueno, La estación de las letras, ¿cómo hay que llamarte? xD

En todo caso, ¡muy bien!

La frase de la adivinanza era:


"Mab hace un ademán despreocupado y deja la nueva pieza de la reina blanca en su lugar. Siento que yo también pertenezco a ese tablero y que estoy jugando una partida a solas, siempre pendiente de todas las demás pieas para hacer mi movimiento. Solo soy un peón, y como tal, puedo ser una figura tan fácil de derrotar como de llegar hasta el final para hacerme más fuerte".

Y efectivamente, el libro era...


Alianzas, de Iria G. Parente y Selene M. Pascual, es una novela que me regalaron por Reyes. No había oído hablar de ella ni me llamaba especialmente, así que lo leí un poco para "quitármelo de delante". Y me gustó mucho.

La Estación de las Letras es un blog, como ya podéis adivinar. Nosotras ya lo estamos siguiendo, y tiene reseñas muy interesantes, así que...

La Estación de las Letras


miércoles, 21 de octubre de 2015

Ve lo de Sangre
Conchi nos da su opinión



¿Qué te parece la portada del libro?
Bien, muy chula y bonita.

¿Qué es lo que más te ha gustado de la novela, y lo que menos?
Lo que más, cómo empiezan, que no, que se odian, y luego... Ya sabes.

Lo que menos, nada.

¿Ha habido algo que no se entienda bien?
Bueno, no que no se entienda, pero... Ella se convierte, ¿no? ¿Y el hijo?
Respuesta: Para eso... habrá que esperar ;)

¿Cuándo te ha enganchado más lo que leías? ¿Te ha llegado a aburrir en algún momento?
Engancharme, desde el primer momento. ¿Aburrirme? Qué va, empecé el miércoles y acabé el viernes, eso es un récord para mí.

¿Qué nos dices de los personajes? ¿Te han parecido coherentes? ¿Te han gustado?
Muy coherentes, me han gustado mucho, algunos más que otros.

¿Qué te ha parecido el estilo? ¿Ha sido fluido, pesado, demasiado descriptivo, muy poco,…?
Todo perfecto.

¿Qué valoración le das a la novela?
Magnífica (5/5)


}.{

¿Qué tal? ¿Os gusta lo que leéis?
Velo de Sangre está disponible para vosotros tanto en formato ebook como en papel.

domingo, 18 de octubre de 2015

Minireseña:
Solo Recuerda Respirar,
de Charles Sheehan-Miles


En general, me ha parecido un libro… sin mucho que comentar. Habla de una historia de malentendidos y de traumas, temas muy jodidos como el abuso sexual o la guerra; no obstante, se me ha hecho un poco cogido por los pelos, si me entendéis.

El pasado de los dos personajes no queda explicado, tienes que sobreentenderlo. Eso asienta una base inestable a lo largo y ancho de toda la novela, porque, chicos, es el origen de la mitad de los problemas que tienen, y no solo en la parte romántica.

He echado en falta esa claridad para entender por qué una chica ultra-enamorada llamó borracha a su novio, que está en Afganistán como soldado, y le soltó que su relación a distancia no funciona y que lo deja.

Ya no hablemos de la cantidad de borracheras (todas en el momento oportuno) que pilla esta tía. Creo que alguien debería inscribirla en Alcohólicos Anónimos, porque vamos…

Desde luego, ella no me ha convencido, ni con sus oportunas borracheras, ni con sus reacciones ante casi nada. Él, con su manera de huir y guardar sus emociones, me ha parecido más coherente.

Me ha dado la sensación de que la historia se alargaba innecesariamente. Cuando iba por menos de la mitad de la novela y ambos personajes ya se declaraban y volvían a estar juntos me temí lo peor. No ha sido tan malo como esperaba, pero aun así ha sido básicamente rizar el rizo, forzar todos los frentes para alargar la historia y seguir poniendo obstáculos entre ellos.

A grandes rasgos no puedo decir que sea una MALA novela, así en mayúsculas y escándalo, pero tampoco es buena. Es de las que pasan sin pena ni gloria, sin nada muy bueno que destacar, ni tampoco muy malo. Se lee, y ya está.

3. Para Pasar el Rato

PD: Al poner la nota en Goodreads es cuando he descubierto que es la cuarta parte de una saga. No lo pone en ninguna parte y por tanto, obviamente, lo he leído sin mirar los libros anteriores. Eso puede que condicione parte de mi reseña.



sábado, 17 de octubre de 2015

Juguemos a las Adivinanzas II

¡Aquí estamos de nuevo! Juguemos a las adivinanzas ^_^

En esta ocasión os voy a mostrar la sección (reducida) de juvenil y romántica. Y sí, hay muchísimos más de juvenil, pero los tengo en otra parte... que veréis más adelante. Por ahora...


Niños, niñas... ¡El fragmento!

"Mab hace un ademán despreocupado y deja la nueva pieza de la reina blanca en su lugar. Siento que yo también pertenezco a ese tablero y que estoy jugando una partida a solas, siempre pendiente de todas las demás pieas para hacer mi movimiento. Solo soy un peón, y como tal, puedo ser una figura tan fácil de derrotar como de llegar hasta el final para hacerme más fuerte".

¿Difícil esta vez? ;) ¡La respuesta el día 24!

jueves, 1 de octubre de 2015

Relato Corto:
Dejad que me vaya,
por Athalia's

Me eché agua helada en la cara, intentando despejarme.
«Este soy yo», pensé. «Este soy yo, ¿de acuerdo? Este soy yo».
Pero al mirarme al espejo junto a la pica traté de ver algo más en mis ojos.
Algo que no estaba. Algo que había muerto hacía ya muchos años, en el mismo instante en el que yo nací.
Porque Shelly siempre iba a recordar al otro, ¿verdad? Siempre estaría presente en su corazón, en su memoria, en sus malditos recuerdos. Y yo… Yo sería el sustituto.
Aunque lograra que se enamorara de mí, ¿sería de mí, o del recuerdo de ese otro Lance?
«Nunca voy a ser bastante».
Miré el rostro que pertenecía a otra persona, enmarcado con su cabello negro como el ébano. El rostro que no era mío.
«¿Quién soy?».
Yo era Lance McKenzie, y había nacido en el bosque cuando el anterior se golpeó la cabeza con una roca. Así era mi vida. Así de patética y triste.
Así de falsa.
«¿Qué… soy yo?».
Un parásito en un cuerpo que no le pertenece.
Sólo un maldito gusano. Una garrapata. Una pulga. Un piojo. Algo que no debería estar allí.
Observé cómo una gota de agua descendía de mi flequillo por el puente de mi nariz, y luego a mis labios, el mentón y la garganta.
Se me ocurrió entonces una idea alocada, absurda, febril.
—Si yo me voy… —murmuré, mirando mi reflejo—. Si desaparezco… ¿Volverás con ella?
Si yo me iba, ¿regresaría el otro Lance para recuperar su cuerpo, su vida? ¿Vendría con su memoria intacta?
Shelly sería feliz entonces.
Yo… solo tenía que desaparecer.
Como si nunca hubiera existido.
Como no debería haber existido jamás.

No estoy loco, seamos claros. Fue un impulso. Un momento de locura transitoria. No soy un suicida ni un psicótico. Fue algo momentáneo. Un instante de desesperación.
Sin pensar me di un cabezazo contra el espejo.
Mientras el sonido del cristal al quebrarse llenaba mis oídos, mi vista se volvió roja, y me pregunté si aquello había sido lo último que había visto el otro Lance antes de desaparecer.
«Si me voy, él volverá. Y hará feliz a Shelly».

Los siguientes recuerdos son un poco confusos. Mi madre gritó, traté de calmarla, pero estaba aturdido y todo era tan rojo, tan rojo…
Vino una ambulancia haciendo mucho ruido, con la sirena puesta. Todo el mundo estaba alterado.

«Dejad que me vaya», pensaba todo el tiempo mientras a mi alrededor corrían y trataban de retenerme, de tirarme, llevarme, empujarme, sentarme, levantarme. «Dejad que me vaya y os devolveré a quien se fue una vez».